20130116-191318.jpg Estimado Señor Guardiola,

¡Bienvenido a Alemania!

Espero que se lo vayan a pasar bien en su nuevo hogar. ¿Se va a mudar con su familia? ¿Ya les ofrecieron clases sobre las diferencias entre las culturas de los dos países? En fin, hay explicaciones bien fáciles de por qué reservamos la hamaca con una toalla.

Parecemos tener mala leche porque normalmente no entran las emociones en las discusiones. No quiere decir que no nos importe, sino que queremos entender el tema y hablarlo de manera racional y calmada. Se trata de la tarea, del objetivo - no de la relación entre las personas que lo estén tratando. Hoy te grito, mañana te invito. No es nada personal. Incluso si es mi jefe, le voy a decir claramente cuando algo no funciona o si no estoy de acuerdo con Ud. No es que no le tenga respeto a su puesto, pero la calidad y la excelencia importan aún más.

Al hablar con otros, hay que fijarse sobre todo en las palabras. Los Alemanes comunicamos el mensaje que queremos transmitir por la mismísima palabra. No nos verá utilizando ni las manos ni las cejas para enfatizar un punto de vista. Como consecuencia, no leemos muy bien entre líneas y tendrá que decir claramente qué es lo que quiere. Decir que sí significa: "estoy de acuerdo". Y no: "lo entiendo". Cuando decimos "no", no pretendemos ofender, sino ahorrar tiempo, ser directos y claros en nuestra respuesta.

Ya se darán cuenta de que el sol no sale tanto en Alemania. Con lo cual valoramos nuestro tiempo mucho más que los Españoles y la puntualidad, la eficacia y la eficiencia son muy importantes. No creemos en el mañana; es más, lo que se puede conseguir hoy mejor no retrasarlo. ("Was Du heute kannst besorgen, das verschiebe nicht auf morgen.")

Otra cosa que debería tener en cuenta es que a los Alemanes no nos gusta la incertidumbre. Planificamos, aseguramos, reflexionamos, y ponemos reglas para poder afrontar la vida con, por lo menos, la ilusión de estar preparados. Las reglas aplican por igual a todos, y por eso son justas. Criamos a nuestros hijos con valores de honor y responsabilidad personal. Por eso no cruzamos la calle si el semáforo está en rojo - vengan coches o no. Y no robamos la hamaca si tiene una toalla encima.

Espero que el choque cultural no sea muy grave, ni para Ud, ni para su familia. Estoy segura de que pasarán muchas horas de felicidad y disfrutarán de los preciosos paisajes. Bavaria no tiene ni playa ni chiringuitos, pero las terrazas ("Biergarten") en verano lo compensan. :-)

Alles Gute, Doris

Comment